a Jennifer a María de los Ángeles Tenías dieciocho años, mamá como Alex Alexandra y la clave estaba en bailar y lo sigue...

Donde la bailarina se convierte en el baile mismo


a Jennifer
a María de los Ángeles

Tenías dieciocho años, mamá
como Alex
Alexandra

y la clave estaba en bailar
y lo sigue estando
como está en los hombres
en eso nos parecemos
por atrapar la mirada del muchacho más lindo
somos capaces de cualquier cosa
hasta de ser desnudas bailarinas de pole dance
moviendo nuestros cuerpos
al ritmo de una fábrica metalúrgica

para mí siempre serás
esa Gloria de perfecta permanente despeinada
de malla enteriza negra y polainas
que llevaba el grabador doble casetera
al comedor de nuestra casa a medio construir
con sus paredes mal revocadas
que dejaban ver los ladrillos rojos
como el corazón enamorado
deja ver sus heridas pasadas y futuras
sin sentir vergüenza

y cuando la música nos daba vida
vos sólo bailabas para mí

estabas cansada, mamá, de vivir en el lado
en el que las chicas buenas se vuelven respetables
a fuerza de telenovelas y calles de tierra
el barrio de las chicas malas
siempre promete más diversión

¿pero qué ibas a hacer conmigo
con tu único espectador
al que llevabas de la mano
y con el que compartías
los secretos de tus conquistas?

y por supuesto que cada tanto salías
con alguno de tus novios
pero siempre regresabas


hasta que una noche lluviosa
no regresaste más.

                            Quizá ahí me di cuenta por primera vez
que como el camino de barro
el amor nunca es confiable
y por más que elijamos con ojo certero
el lugar donde daremos el siguiente paso
para mantenernos limpios
terminaremos sucios

quizá decidí que esa sería
la primera y la última vez que una florida bailarina
me iba a dejar mirando
solo el escenario

comenzaste la pelea de tu vida
bailando durante varios años
en la zona peligrosa

te olvidaste de éste tu primer admirador
pero ¿qué te importaba?
cada caricia cada beso cada suspiro
eran tuyos

eras un cuchillo filoso
y atravesabas la noche
como los patines para el hielo
dejando una marca
que se parece a una herida
imposible de cicatrizar.

Ahora que estamos sobre el escenario los dos
entiendo
que cada vez que la música suena
y las piernas comienzan a moverse
y nuestras permanentes se llenan de ritmo
lo único importante es
esa canción pop
alegremente triste

ahora comprendo, mamá
que ya no necesitamos vendarnos el empeine del pie
para que el amor no nos lastime
porque la vida sucede
cuando nos dejamos llevar por la música
que la púa hace brotar del surco del vinilo

ahora comprendo, mamá
que somos flores que nacen de ese surco
y que cuando nos olvidamos de nuestros sueños
morimos.

¡Que sensación plena la de la música!
¡Bailemos! ¡Bailemos!




• Alexandra “Alex” Owens (Jennifer Beals) es la protagonista de la película Flashdance (1983). Alex es una chica que sueña con llegar a ser una bailarina profesional. Para financiar su vida y sus sueños trabaja como soldadora en una fábrica metalúrgica durante el día, y de noche baila en un bar cabaret. Su jefe es Nick Hurley (Michael Nouri), quien no conoce a Alex personalmente. Pero una noche la ve danzar en el cabaret y se enamora de ella.






0 comentarios: