"¿te acordás de tus abuelas? ellas fueron las obreras más reales las primeras trabajadoras que conociste la Chicha y sus histo...

"¿te acordás de tus abuelas?..."

"¿te acordás de tus abuelas?
ellas fueron las obreras más reales
las primeras trabajadoras
que conociste
la Chicha y sus historias de cuando entró
a trabajar en una fábrica de medias
a los diez años
y de la vez que se hizo pis encima
porque no se animó a pedir permiso
para ir al baño
¿te acordás de las manos de tu abuela María
y de ese olor que siempre las adornaba
una mezcla de comidas
y lavandina
que para vos era
el aroma más lindo que podías pedir?"

asi me habla al oído y me dice
la Ternura
cuando voy muy temprano
por la mañana en el invierno
al colegio a dar mis clases
en esos colectivos penumbrosos
cálidos de aire enrarecido
y veo a los obreros durmiendo
y a las muchachas de limpieza por hora
cabeceando duermevela
mezquinándole sueños al trabajo

la Ternura me habla y me habla
y casi me convence
para que le acomode el pelo
a ese muchacho grandote
de ropa manchada con cal
que sueña en el asiento largo de atrás

la Ternura me habla y me habla
y me señala a esas muchachas jóvenes
de pelo renegrido
que ya tienen las manos de mi abuela María
y que viajan aferradas
a sus carteras baratas        ricas en ilusiones,
me las señala y me dice:

"deciles que son hermosas"

pero no me animo
y le digo a la Ternura:

"Ternura
vos estás loca
no me traigas problemas"

entonces la Ternura
me mira un poco desilusionada
encara para la puerta del medio del colectivo
y se baja
una parada antes que yo

el viaje
llega a buen termino

el albañil llega al trabajo
la muchacha baja del colectivo
llega a la casa por limpiar
yo llego al colegio
comienzo con mis clases
y así
de la casa al trabajo y del trabajo a la casa
sin demoras
sin confusiones


0 comentarios:

soy profesor de lengua y literatura en colegios del conurbano no tengo automóvil y por eso mi vida se desplaza de colectivo...

soy profesor de lengua y literatura

soy profesor de lengua
y literatura
en colegios del conurbano



no tengo automóvil
y por eso mi vida se desplaza
de colectivo a tren de tren a colectivo
de espera en espera


y hay días más diáfanos que otros
en que una clara lucidez
me permite ver


por ejemplo a ese nene
que aupado por su mamá
en la parada del colectivo
la observa fascinado
le acaricia el pelo
la besa y la mira

ella le sonríe
mirándolo bien de cerca
se pone bizca
le da muchos besos

o veo por ejemplo
a esos dos pibes
con esa delgadez fibrosa
tan propia
de la rutina laboral

esos pibes
que esperan el tren
en Los Polvorines
y conversan con el lenguaje
de los sordomudos
ese idioma de señas
que hace que se miren fijo
se sonrían mutuamente

el nene
la mamá
los muchachos
prescinden
de las palabras
habladas o escritas
de su sonido engañoso
de su sentido taimado

trabajo
de profesor de lengua
y literatura
en colegios del conurbano
y a veces me siento

ruidosamente silencioso

0 comentarios: