Llorás por los cachorros que encontramos tirados en la plazoleta detrás del alto avellaneda. Llorás por los cachorros y también q...

Llorás por los cachorros
que encontramos tirados
en la plazoleta detrás del alto avellaneda.

Llorás por los cachorros
y también quizá   llorás por vos
por tus hermanos
que fueron cachorros tirados
por tu mamá perra
porque se vino a trabajar cama adentro
a esta gran ciudad kurepi.

Pero a diferencia de estos perros
que juegan a nuestros pies
y recelan de nuestra presencia

los imagino a ustedes    paraguayos
perros
de esta perra vida sudamericana
unidos por el mismo olor
que le sirvió a la perra que los parió
para retenerlos junto a ella
a pesar de cualquier distancia

le sirvió guardar ese olor a ella
cuero adentro
mientras limpiaba lavaba fregaba cocinaba

le sirvió guardar ese olor
como guardaría en un sobrecito
el peso a peso argentino
mientras soñaba como perra
seguir el rastro de sus po jagua.

Y pasado un tiempo
en que cada año fueron siete años
seguramente
le sirvió guardar ese olor
para rastrearlos
hasta encontrarlos
en las distintas casas
de tías vecinas amigas    perras
paraguayas
en esas casas que eran la diáspora
de su corazón de perra partida.

Y al encontrarlos
seguro
los tomó suavemente
con su boca
del pellejo arriba del cogote
los trajo
una a uno a uno a uno a uno
y los puso en montoncito
acá
en Villa Trankila
junto a ella.

La veo    la imagino
que comienza a olerlos
a lamerlos a morderlos
syi asy
acá
en su ranchito villero
sintiendo que se atenúa solo un poco

el aullido que no cesará nunca.

Sé que estarás de vuelta Cuando tus días y tus noches se sientan un poco más frías. Sé que estarás de vuelta muy pronto. Oh amor crée...

Sé que estarás de vuelta
Cuando tus días y tus noches se sientan un poco más frías.
Sé que estarás de vuelta muy pronto.
Oh amor créeme, es sólo cuestión de tiempo.

Always Be My Baby, Mariah Carey 

No te equivoques
soy un cosechero multicolor
no un viejo verde

mientras camino
por Los Polvorines
una alegría arcoíris
de ver a tantos hombres
muchachos pibes
en shores de colores
rojo verde amarillo
rosa naranja
verde clarito
floreadamente plenos

libres

una alegría que tengo
acá en mi pecho
profunda profunda
hace que les sonría
y les guiñe un ojo cómplice
y les diga:

muchachito
pibe hermoso
hombre bendito    yo soy el campo propicio
para tu colorida siembra.

mi menarâ vive en una villa atravesada por dos vías férreas como a mi alma que la atraviesan distintos deseos. cuando yo era pi...

mi menarâ vive en una villa
atravesada por dos vías férreas
como a mi alma
que la atraviesan
distintos deseos.

cuando yo era pibe vivía
a una cuadra exacta del ferrocarril Belgrano Sur
y veía pasar al tren
repleto de changarines obreros y doñas
que venían del mercado central
cargados de frutas verduras legumbres
colores y cansancios

veía pasar al tren
con muchachos
de torso desnudo
sentados en el techo de los vagones
los días de calor infernal
y locomotoras descompuestas.

ahora que soy un hombre
que en su pecho
refugia al mismo pibe
vivo justo frente
a la estación de Munro
del ferrocarril Belgrano Norte

y observo desde mi balcón
a una familia
que se muda en tren
del barrio al barrio siguiente,
a la próxima estación,
y mueble a mueble
tren a tren
van apocadamente
mudando sus vidas
de camas de madera pino sin barniz
sillas de distintos colores y formas
alegrías prepotentes
que sólo buscan
su lugar bajo el mismo sol
que a todos nos ilumina

en este poema aparecen
tres ferrocarriles
como el que me despertó
la otra noche,
la primera noche que dormí
en la Villa Trankila en la cama
de mi paraguayo
ojehayhúva,
y la locomotora me dijo
al pasar junto al ranchito
con su voz de dragón
sonora profunda:

"No importa dónde te lleve el camino
Javier

lo importante es quién te acompaña"

buenos aires tiene cuatrocientas ochenta navidades encima y se le notan cuando el colectivero que maneja el treinta y tres se para al...

buenos aires tiene cuatrocientas ochenta navidades encima
y se le notan
cuando el colectivero que maneja el treinta y tres
se para al lado del bondi de otro colectivero
y abre la puerta y le dice
"felicidades"
justo antes de que el semáforo
los separe quizá definitivamente

se le notan en el chongo
que se sienta justo en diagonal a mí
en el mismo treinta y tres Remedios de Escalada
y al que sólo puedo verle las piernas
y las manos jugando
un jueguito en el celular
y cuyas manos
cada tanto le acomodan ese bulto
que sería un hermoso regalo
para cualquiera

buenos aires tiene cuatrocientas ochenta navidades encima
y se le notan
por lo oscura y sórdida de la avenida alem
en la que están construyendo un carril exclusivo para colectivos
y por el que se desliza el bondi verde que me lleva al Doque

buenos aires tiene cuatrocientas ochenta navidades encima
y se le notan
en esta tenue luz sucia que nos envuelve
a los pasajeros acalorados
este veinticuatro de diciembre del dos mil dieciséis
luz que no nos permite decidir si estamos tristes o alegres
mientras cargamos nuestras cajas navideñas
en cuyo corazón de pan dulce quizá encontremos
algún tipo de clave


buenos aires tiene cuatrocientas ochenta navidades encima
y se le notan
sobre todo en el vestido violeta y los suecos rojos de goma de la señora
que busca cruzar
una avenida en la boca

¿el riachuelo qué recuerda de estas cuatrocientas navidades?

buenos aires tiene cuatrocientas ochenta navidades encima
y se le notan

en cambio en Villa Trankila
Shakira me dice que


Una cartica que yo guardo donde te escribí
Que te sueño y que te quiero tanto
Que hace rato está mi corazón
Latiendo por ti, latiendo por ti


buenos aires tiene cuatrocientas ochenta navidades encima
y se le notan
en cambio en Villa Trankila
Lautaro tiene su Cosminieve
lista para nevear a todas las chicas
lindas que paseen por los pasillos 

buenos aires tiene cuatrocientas ochenta navidades encima
y se le notan
en cambio en Villa Tranquila la canción
que cantan Los Ángeles Azules dice


Apagaré la luz
No puedo esperar más
aprenderé de ti hasta el final
provócame mis labios
hazme tuya una vez
que impaciente estoy de ti
de tu sensualidad que siempre callé


buenos aires tiene cuatrocientas ochenta navidades encima
y se le notan
en cambio Villa la Tranka
tiene en una de sus orillas
al Paraguayo más lindo
corazón guaraní
que ama mostrarme vídeos en su celular
con perros realizando las mil payasadas
y me los muestra como si fueran
una gran revelación
y la revelación
es su mirada
que guarda camalotes de inocencia

buenos aires tiene cuatrocientas ochenta navidades encima
y se le notan
sobre todo
al leer en el diario las declaraciones de un vecino de flores
que pide
"que la policía haga algo con los villeros
ellos son los culpables de todo"

y yo tengo ganas de tomarlo de la mano
a ese buen vecino
y traerlo acá
a la cena navideña
en la que estamos mi suegra Bienvenida
su esposo Epifanio
mi cuñado Francisco con su compañera Marcela y su hijo Lautaro
mi cuñado Jorge que no vino con su chica porque parece que hay problemas
mi cuñado David con su novia Lucia
mi cuñado Matías con su novia Micaela
mi cuñada Roxana con sus hijos Alexis y Tiziano
y lo sentaría en la mesa con nosotros
al lado del Paragua
mi novio
y mirándolo a los ojos 
le cantaría al buen vecino
como canta en este momento Koli Arce


se acerca fin de año, a Santiago yo me iré 
quiero llegar al ranchito que un dia me vio nacer
el beso daré a mi madre con ternura y gran pasión 
quiero recordar el tiempo feliz que en mi Santiago pasé

quiero recordar el tiempo feliz que en mi Santiago pasé

y desde que me enteré pienso en ella que es malhumorada y bocona y en todo lo que hago poco o mucho llevándole               ...

y desde que me enteré
pienso en ella que es
malhumorada y bocona
y en todo lo que hago
poco o mucho
llevándole           

                esos poemas cuentos novelas.

pienso en que los uso
en este momento
en que mi alumna llora
a su tío transa muerto
para construir una casa
como la que construía
cuando yo era chico
hecha de almohadas sábanas juguetes
debajo de la mesa del comedor
en lo de mis abuelos.

y esa casa cimentada
que nos contiene a ambos
es todo el amparo
que puedo brindarnos.

y cierta humedad de barro negro y cierto goce de sol abrasador me conmueven. es la primera vez que viene a visitarme a la casa en...

y cierta humedad de barro negro
y cierto goce de sol abrasador
me conmueven.

es la primera vez que viene a visitarme
a la casa en la que vivo hace dos años
y estamos tomando unos mates.

mis ojos se transforman por unos segundos
al contacto de su piel
en dos pequeñas lagunas
como las lagunitas
que estaban del otro lado de la ruta 1003
y a las que me llevaba a pescar
renacuajos y esos peces plateados.

me conmueve y desconcierta
este rostro arrugado y este pelo entrecano
tan parecidos a mi rostro y a mi pelo
al punto de que ya no sé
a quién estoy acariciando.

porque si una pregunta en un poema
siempre es una pregunta retórica
¿por qué el gesto de correr un mechón de su frente
hace que las lagunas desborden y me inunden
de peces plateados y de esta alegría
soleada de siesta     que ya creía perdida?

estoy en la habitación 211 con mi mamá que está internada desde el sábado cuando después de comer por tres días seguidos pastel de pa...

estoy en la habitación 211 con mi mamá
que está internada desde el sábado
cuando después de comer por tres días seguidos
pastel de papas con la cebolla rehogada en manteca
la bomba le explotó en el estómago por la madrugada
y la trajeron de urgencia
hasta el viejo hospital de morón

y los médicos
luego de diagnosticarle algo relacionado
con la gastritis la vesícula los problemas que no habla
y lo que reniega con los clientes de su colchonería
la dejaron internada y con suero

acostada en la cama desde la que ahora
como lo que siempre fue
una muñequita de hermosos ojos verdes
me cuenta en detalle sus peripecias de internada
hace tres días con sus dos noches

es mi mamá la que está
sentada frente a mí y a ustedes
y a la que miro y dejo hablar

la que se sienta en la cama alta del hospital
con sus piernas colgando
con esos pies pequeños
de princesa sin reino

es esta mamá
que me decía
cuando yo tenía cinco años
que ella estaba cansada de la vida que llevaba
y que soñaba con ser una hormiguita
o una nube        o un yuyo
de esos que crecían a la orilla de la vía
allá en mi barrio Merlo Gómez

es la que me organizaba fiestas
de cumpleaños que siempre terminaban
con ella enojada y yo llorando
porque en un arranque de posesiva pasión
yo no soportaba que jugara
con alguno de mis amigos

es la mamá que me confesó
cuando yo era adolescente
que había hecho un trío con un novio
y con otra mujer

es la que nunca fue
a un acto escolar a verme

es la que se fue embarazada de mi hermana
con su nueva pareja
y que no me llevó con ella
porque su nuevo novio no me soportaba

es la mamá que me dijo
“siempre tenés que preguntar
todo lo que no entiendas”

es la mamá que me dijo
que no le importaba lo que yo fuera
cuando a los quince años le confesé llorando
“estoy enamorado de un pibe
creo que soy homosexual”
y me dijo que lo único que deseaba era
un hijo buena persona
y que eso ya sucedía

es la que hacía gimnasia jazz
escuchando true blue de madonna
con una malla enteriza negra y polainas
y unos rulos hermosos
de una permanente que era mi orgullo

es la mamá a la escuché mil veces
contar todo lo que sentía
y pensaba sobre sus hombres
y es la que me preguntaba cuál
me parecía a mí
que más le convenía

es la mamá que me despide en la puerta
de la habitación 211 
y mientras me abraza me dice:
“pobrecito mi negro
siempre medio arisco
con esta mamá que lo lastimo tanto
y a la que todavía no perdona”

esta mamá       es esa mamá
y al mismo tiempo
ya no es

en el verano agobiante y mientras cebo unos mates vos me decís “tengo ganas de baldear el piso” tu rostro tranquilo de pómulos ...

en el verano agobiante
y mientras cebo unos mates
vos me decís
“tengo ganas de baldear el piso”

tu rostro tranquilo
de pómulos guaraníes
hace que me pregunte
¿cómo puedo amarte
yo que hora a hora
me pierdo pensándolo todo?
¿cómo puedo amar
a un muchacho 
saludador de perros callejeros
que les habla
en ese lenguaje incomprensible
hecho de miradas,
idioma de pequeñas
caricias en el lomo?

y mientras me pierdo nuevamente
en mi eterno soliloquio
el agua que arrojás hacia el piso
el agua fresca y segura
se desliza hacia mí
toca mis pies
te miro
y comprendo

para Alfredo el acento guaraní surge en tu voz por momentos surge cuando los ríos ceden y te enojás y tu alma asoma dulce...

para Alfredo

el acento guaraní surge en tu voz
por momentos

surge
cuando los ríos ceden
y te enojás
y tu alma asoma
dulce plañidera con el llanto
de un guyra campana
que no huye
porque está enselvado
y sus alas se enredan
con la exuberancia del verde voraz

surge
cuando sos mi maestro,
y aprendiz en la cama te pregunto
¿cómo se dice mano en guaraní? “po”   
¿cómo se dice dedo en guaraní? “cua”

y mi risa resuena en la habitación
con acordes de arpa
porque el mundo vuelve a ser virgen
después de cuarenta años

y guardar un poco del aire este que los envuelve ahora que todavía los muchachos me desean Así cuando lleguen los días cada vez men...

y guardar un poco del aire
este
que los envuelve
ahora que todavía
los muchachos
me desean

Así
cuando lleguen los días
cada vez menos lejanos
del exilio forzoso
yo pueda hundir mi mano
en su tibieza
pueda acariciar su dulce aliento
pueda continuar desvaneciéndome

¿Ves cómo tratan aquellos muchachos a sus celulares? ¿Ves las sonrisas cómplices las miradas tiernas que les dedican? ¿Y cómo suave...

¿Ves cómo tratan aquellos muchachos
a sus celulares?
¿Ves las sonrisas cómplices
las miradas tiernas que les dedican?
¿Y cómo suavemente deslizan
sus dedos por las pantallas?
bueno
lo único que pido    hoy
es que esos muchachos
me deseen así
me dediquen las mismas dulces sonrisas
y sobre la pantalla
táctil de mi piel
encuentren la perfecta
aplicación para el amor

“Mirá que lindo culo tiene ese está para hacerle un hijo” me dice el maquinista y yo me rio de su guaranga inocencia mientras sigue...

“Mirá que lindo culo tiene ese
está para hacerle un hijo”
me dice el maquinista
y yo me rio de su guaranga inocencia
mientras sigue hablándome 
observando
arrancando
su locomotora diésel  roja
que le late alegre
como mi corazón
ante cada pibe hermoso
que viaja en sus vagones

quiero ser la mirada del maquinista
orgullosa y prepotente
como los muchachos sin remera
del furgón
que hacen vibrarme
cada vez que nos cruzamos
en los andenes de la estación
en los que sin cesar
subimos y bajamos
subimos y bajamos
subimos y bajamos

soy la vibración del maquinista
que nace en la locomotora roja diésel
sube por sus musculosas piernas
atraviesa
y vibra en cada obrero
sin que ellos perciban
mis caricias en forma de ondas
que día a día los transportan

y laboriosas los seducen

quizá porque ahora puedo ser tu padre puedo amarte con este amor femenino y demostrártelo puedo albergarte en mi seno y protegerte ...

quizá porque ahora puedo ser tu padre
puedo amarte con este amor femenino y demostrártelo

puedo albergarte en mi seno
y protegerte de todo lo que duele y desampara

y no me dejo engañar porque sé
que soy yo por completo
que mi entrega es absoluta
cuando te abrazo y maternalmente
derramo todo mi amor adentro tuyo

a Valeria, pero sobre todas a Luisa la historia comenzaba cuando yo salía apurado de la escuela y corriendo hacía las últimas...

a Valeria,
pero sobre todas
a Luisa


la historia comenzaba cuando
yo salía apurado de la escuela
y corriendo hacía las últimas cuadras
hasta llegar a tu casa
que también era la mía
porque mamá se había ido
una vez más dejándome con vos
que ya me esperabas sentada en el sillón
que tenía unos parches oscuros
en la punta de cada apoyabrazo
ese trono de reina
que empezaba a volverse un poco loca

y el living pequeño y frío era nuestro templo, abuela
y sus paredes de color claro y difuso eran un reflejo tuyo
que perdías consistencia
adentrándote más y más
en el bosque cuyas ramas y raíces
nacían en las entrañas de todas las mujeres
que en la familia te alumbraban

vos abuela que me diste el nombre y los libros
y me diste el mate bien amargo y caliente
y esta risa fuerte y sonora
entre todos estos dones
me diste nuestras tardes de telenovelas
y ahora que soy un hombre sé
que esa ceremonia
en la que ambos comulgábamos
es la parte más valiosa de tu herencia

porque todavía imagino algunas noches que soy Gina Falcone
y que soy una dama extraña y elegante
pero que tiene algo raro en su mirada
como una muchacha de pueblo que por ojos tiene fuego
como una muchacha de pueblo atormentada por amor

porque todavía creo algunas noches que soy una monja
de nombre Piedad y me escapo
del convento gris que a veces me rodea 
por esa puerta secreta que me lleva al bosque
porque el amor me inflama el pecho
mientras busco al amado sin encontrarlo
porque su rostro siempre es esquivo
y comienzo a desesperar
hasta que te encuentro sentada
en tu trono de reina loca
y sonreís al verme y me das la mano diciéndome
como me djiste la última vez que hablamos

“andá que te va a ir bien
andá que te va a ir bien”

y esas palabras son mi oración diaria y mi norte
y lleno de recuerdos y resignación me aferro
a mi destino y corro
por el sendero sinuoso de pinos
como corremos todos, abuela
hacia    “un montón de sueños
que soñando están


Telenovela “La extraña dama”:

Gina Falcone es una muchacha pobre de pueblo. Marcelo Ricciardi es un joven de ciudad de buena posición económica. Apenas se encuentran se enamoran apasionadamente. Sin embargo, la diferencia de clases sociales les juega en contra y tras una serie de equivocaciones y malos entendidos se separan.
Poco tiempo después Gina descubre que está embarazada ydecide dar a luz en un convento que, con el tiempo, se convertirá en su nuevo hogar cuando decida tomar los hábitos.
Fiama, la hija de Gina y Marcelo, al entrar en la adolescencia es internada en el convento en el que su propia madre oficia de madre superiora.

Al enterarse de que Fiama es su hija, Gina -ahora Sor Piedad- comienza a debatirse entre su deber ante dios y su amor de madre. Las cosas se complican aún más cuando descubre que Marcelo enviudó y todavía no la ha olvidado. Mientras mantiene su identidad secreta decide escabullirse del convento para ver a su amado, tomando la identidad de una dama elegante y enigmática.


en estos días del verano de mis 39 años me están naciendo los varones de mi familia en mi cuerpo sorprendido y un poco asustado lo not...

en estos días del verano de mis 39 años
me están naciendo los varones de mi familia en mi cuerpo
sorprendido y un poco asustado lo noto
y no dejo de preguntarme qué buscan estos extraños que me invaden

mi abuelo se me aparece
en la incipiente calvicie
que como coronita da cumbre a mi cabeza

mi tío se me aparece
en la forma en que me paro y camino
hundiendo panza y sacando pecho
y que hace que en el colegio mis alumnos
cuando creen que no los oigo
me llamen "pechito"

pero la aparición más perturbadora es la de mi papá
que es eco de mi mamá diciéndome
como cumplido
"vos sos igual a tu padre
su imagen
tenés la misma voz"


esa presencia
nueva e inquietante
es la que tus ojos reflejaron
la otra noche
cuando en la cama me dijiste
"soy tu puto
soy tuyo, papi"


el equipo de fútbol de argentina llega a una final mundialista después de no sé cuánto tiempo y mientras la gente grita y festeja y rie y ...

el equipo de fútbol de argentina
llega a una final mundialista después de no sé cuánto tiempo
y mientras la gente grita y festeja y rie y llora
afuera por las calles
solo en mi departamento pienso en Juan, mi papá
al que no veo hace dos años
pero con el que hablo cada tanto por teléfono
y tengo el impulso de llamarlo para decirle
“seguro estás contento”
y contarle que me estaba acordando mientras escuchaba los festejos
de cuando argentina ganó el mundial 86 y él me llevó
a saludar a la gente que viajaba en el tren diésel que pasaba cerca de casa
ahí en Merlo Gómez
y la gente asomada por las ventanillas gritaba reía lloraba
y llamarlo para escuchar que él me diga que recuerda
cuando veíamos el mundial del 78 en el comedor de ladrillos rojos mal revocados
esos ladrillos rojos que permitían ciertos trucos
como el de poner en el baño la pasta dentífrica en alguno de sus agujeritos
sin necesidad de botiquín ni nada
veíamos el mundial en esa la única casa que compartimos
veíamos el mundial en el televisor blanco y negro
y escuchar que recuerda que yo con tres años y medio
gritaba los goles sentado en sus rodillas
y aunque mi viejo al que siempre llamé Juan es fanático de Boca Juniors
y a mí el fútbol no me interesa
lo llamo mientras en la calle la gente grita llora ríe y canta

“¿qué se siente tener en casa a tu papá”

cada vez que nos cruzamos por ahí estás enamorado de otro como la noche en que cogimos por primera vez y me dijiste: "para mí...

cada vez que nos cruzamos por ahí
estás enamorado de otro

como la noche en que cogimos
por primera vez y me dijiste:

"para mí sos Leonardo, ese es tu nombre
porque el primer pibe que amé
se llamaba así: Leo
yo tendría seis años el tendría dieciocho
era mi vecino y no había momento más feliz
como el momento
en que pasaban a buscarme con su novia
y él me decía ´¿subís campeón?´
y me llevaban a dar una vuelta en coche
y yo sentado en la parte de atrás
sentía que los amaba a los dos
pero más a él"

en sueños venís a visitarme y bendito yo soy entre todos mis deseos pero en lugar de un lirio blanco traes merca y el misterio...

en sueños
venís a visitarme
y bendito yo soy entre todos mis deseos

pero en lugar de un lirio blanco
traes merca

y el misterio para mí se devela
cuando pasando frente al ventanal
tu silueta de sombras
me interroga al trasluz
con la curvatura destacada de tu miembro