Llorás por los cachorros que encontramos tirados en la plazoleta detrás del alto avellaneda. Llorás por los cachorros y también q...

“Po jagua ha peteï jagua cuña” (Cinco perros y una perra)

Llorás por los cachorros
que encontramos tirados
en la plazoleta detrás del alto avellaneda.

Llorás por los cachorros
y también quizá   llorás por vos
por tus hermanos
que fueron cachorros tirados
por tu mamá perra
porque se vino a trabajar cama adentro
a esta gran ciudad kurepi.

Pero a diferencia de estos perros
que juegan a nuestros pies
y recelan de nuestra presencia

los imagino a ustedes    paraguayos
perros
de esta perra vida sudamericana
unidos por el mismo olor
que le sirvió a la perra que los parió
para retenerlos junto a ella
a pesar de cualquier distancia

le sirvió guardar ese olor a ella
cuero adentro
mientras limpiaba lavaba fregaba cocinaba

le sirvió guardar ese olor
como guardaría en un sobrecito
el peso a peso argentino
mientras soñaba como perra
seguir el rastro de sus po jagua.

Y pasado un tiempo
en que cada año fueron siete años
seguramente
le sirvió guardar ese olor
para rastrearlos
hasta encontrarlos
en las distintas casas
de tías vecinas amigas    perras
paraguayas
en esas casas que eran la diáspora
de su corazón de perra partida.

Y al encontrarlos
seguro
los tomó suavemente
con su boca
del pellejo arriba del cogote
los trajo
una a uno a uno a uno a uno
y los puso en montoncito
acá
en Villa Trankila
junto a ella.

La veo    la imagino
que comienza a olerlos
a lamerlos a morderlos
syi asy
acá
en su ranchito villero
sintiendo que se atenúa solo un poco

el aullido que no cesará nunca.

0 comentarios: